PRIMERA PLANAPRIMERA PLANA
EL GOLPE

El Golpe

LA PAZ QUE PERDIÓ CHIHUAHUA POR LA AUSENCIA DEL GOBERNADOR
Corral le otorgó posiciones al crimen organizado
Contrató malandros para ser jefes policiacos
Cómplice del asesinato de Miroslava Breach
  • LA PAZ QUE PERDIÓ CHIHUAHUA POR LA AUSENCIA DEL GOBERNADOR GOLFISTA

    POR: Celso Jiménez

    Especular sobre las razones del asesinato de la periodista Miroslava Breach, resulta tan inútil como riesgoso. En efecto, elaborar hipótesis que lleven a entender por qué una persona que ejercía elperiodismo fue asesinada, tan sólo nos haría transitar de la simpleza (murió por denunciar narcotráfico y corrupción) a la temeridad ( involucró personajes del poder público con el narcotráfico).

    Si algo debe enseñarnos el artero asesinato de la periodista chihuahuense es precisamente que al especular sobre las causas que motivaron a los asesinos, tan sólo daríamos a las autoridades responsables del caso las oportunidades de escurrir el bulto y tender una tela de olvido sobre este crimen, como ha ocurrido con el asesinato de los líderes de la tarahumara, recientemente y de otros periodistas como Adrián Rodríguez, un poco antes.

    Ateniéndonos estrictamente a los hechos, el triste panorama nos ofrece los siguientes datos:

    a) Una mujer fue asesinada en el marco de una ola criminal que tiene a Chihuahua nuevamente al borde del colapso. No se trata, por lo tanto, de un hecho aislado, sino que configura una grave cuestión que ya ha colocado otra vez a la entidad dentro de los más violentos, después de haber gozado de una paz que permitió la recuperación económica de las principales ciudades del Estado, especialmente de Ciudad Juárez.

    b) El asesinato ocurre a escasos días del baño de sangre que sufrió la comunidad de Rubio por un enfrentamiento armado que duró por lo menos 3 horas entre los capos de la droga de la región serrana , “El Cabo” y “El 80”

    c) Ambos sucesos ocurren en medio del autismo de las autoridades del Estado ante la ola criminal y después de haber descobijado a varios Municipios, mermándoles su fuerza policiaca bajo el pretexto de reforzar la seguridad en la sierra; ni atienden allá ni atienden acá.

    d) Y lo más grave que todo esto es la insensibilidad de un gobernador soberbio y payaso que en medio del torbellino de violencia se permite ausentarse de sus obligaciones, canjeándolas por un descanso en la playa y un juego de golf con el gobernador de Sinaloa.

    La ausencia de Javier Corral del escenario de seguridad que ha permitido a la delincuencia organizada retomar posiciones que les habían sido ya arrebatadas, puede ser calificada, en el menor de los casos, como una frivolidad que le impide distinguir lo importante de lo superfluo y que convierte su gestión al frente de los destinos de Chihuahua en un verdadero riesgo para los chihuahuenses.

    Pero cabe también la posibilidad de que el alejamiento del gobernador del escenario violento de Chihuahua, haya obedecido a un plan premeditado para dejar a los malhechores hacer de las suyas. Esta circunstancia, de comprobarse, colocaría a Corral como cómplice del asesinato de la periodista Miroslava Breach.

    Estar ausente de los escenarios violentos es algo que Javier Corral aprendió a hacer durante el gobierno de Reyes Baeza, cuando la violencia puso de rodillas al Estado. Jamás se paró por aquí ni dijo esta boca es mía.

    Posteriormente la comunidad pudo enterarse de que entre muchas, Javier tenía dos razones importantes para no tocar con el pétalo de su discurso estridente el tema de la inseguridad en Chihuahua: esas razones se llaman Roberto y Raúl, ambos procesados por narcotráfico y fraude en los Estados Unidos y hermanos de Javier Corral, aunque este los ocultó por mucho tiempo refiriéndose solamente a dos hermanas, como toda familia… (también tiene papá, al que le dicen El Patas Blancas, pero lo que no se le puede negar es que madre definitivamente no tiene.).

    El asesinato de Miroslava cimbra a Chihuahua porque es un crimen que se comete en contra del Estado y en triste refrendo del crimen organizado de que las autoridades aquí son un cero a la izquierda. La táctica de escurrir el bulto, asumida por Javier Corral, lo coloca como principal responsable de estos hechos, cuando menos por omisión y permisión.

    El esclarecimiento total y veraz del asesinato de Miroslava es un reclamo porque Chihuahua ha sido herida en lo mejor de su gente (sus mujeres) y porque dejarlo impune nos colocaría a todos ycada uno de los chihuahuenses en un plano de inseguridad que convierte en inútil contar con autoridades como las del gobernador Javier Corral.

    Miroslava era una trabajadora de la comunicación, pero admitir sin más que fue a causa de su trabajo que la asesinaron, es treparse en una aberración según la cual CUALQUIER trabajo merece la muerte, cuando a alguien se le ocurra porque como razón última de su actuar está el que se sienta seguro de su impunidad.

    Con el inicio de la investigación del infame asesinato de Miroslava, Corral está obligado a dar un informe pormenorizado del estado que guardan las investigaciones de otros asesinatos cometidos en contra de personajes de la vida pública, como los líderes tarahumaras y el del reportero Adrian Rodríguez, en los escasos cinco meses y días de su desgobierno.

    No se le deben de permitir ambigüedades como la externada en sentido de que Miroslava era amiga cercana, pero se opuso con tenacidad y arriesgando su propia seguridad, al bárbaro ataque al edificio del Palacio de Gobierno, orquestado por Jaime García Chavez y Victor Quintana. Si en ese momento García Chávez, apadrinado por Corral estuvo a punto de pasar por encima de la periodista con tal de atacar el edificio y, además, ese intento de asesinato quedó sin castigo, muy poca amistad se revela…con esos amigos, Miroslava no necesitaba los enemigos que le achacan por su trabajo periodístico.

    Por otra parte, si la periodista era cercana amiga del gobernador, no se entiende como éste se valió del legaloide expediente de la falta de una denuncia formal, cuando se enteró de que laperiodista era amenazada, para no brindarle la debida protección…. Ese argumento se parece mucho al que usa para disculpar su nepotismo y la arbitrariedad con la que pasa por encima de las leyes, modificando actas de nacimiento o regalando contratos de servicios y obras.

    No se le puede permitir al gobernador que en el caso de Miroslava se haga el desentendido, como se ha hecho el desentendido en temas tan delicados como la contratación de malandros para jefes policiacos (Javier Benavides y Leonardo Calzada). La simulación como herramienta de gobierno ha sido manifiesta en situaciones como la anterior y ejercida por Corral en casos como el otorgamiento de contratos sin licitaciones, los escándalos por facturas de alcoba con una diputada y asignación del triste papel de cornuda de palacio a la primera dama. Miroslava no merece ese tratamiento… Chihuahua tampoco.

    Hoy que los periódicos nacionales que impulsaron la carrera de Javier a la gubernatura (con Víctor Quintana en LA JORNADA y Alejandro Páez en EL UNIVERSAL) No están dispuestos a seguirle el juego. La Jornada empleó un espacio editorial para demandar justicia pronta y expedita para quien fuera su corresponsal por más de dos décadas mientras que El Universal denunció la frivolidad de Corral por irse a jugar golf y gastar dinero, mientras el Estado se desangra y a los maestros se les retienen prestaciones económicas bajo el argumento de que no hay dinero.

    No hay, en estos señalamientos, cabida para defensas tan débiles como la que intentó en un programa televisivo el comentarista Manuel del Castillo, hablando del legítimo derecho del gobernador a descansar… ni el más bisoño director de comunicación se atrevería a esgrimir tan estúpidos argumentos en una crisis como la que vive Chihuahua.

    Si los periódicos nacionales y organismos internacionales han hecho suya la causa de justicia para Miroslava, los chihuahuenses no podemos ser menos, por la sencilla razón de que en la persona de la periodista se cometió un crimen contra Chihuahua. Se asesinó a Miroslava y se está asesinando todos los días a Chihuahua, a ciencia, paciencia e irresponsabilidad del gobernador golfista Javier Corral.

    Fuente: http://www.lapolaka.com/el-gober-golfista/

  • minuto a minuto

    rompecabezas